energía

¡¡¡INCIENSOS!!!

incienso & Buda -fb

LOS INCIENSOS DE ALITA

Tú ya los conoces, son los que te doy en tus consultas, preparados especialmente para ti, cargados de una energía muy especial.

Colección de INCIENSOS ARTESANALES de la India (tipo masala) o México (100% copal), cargados con la energía de los mantras que te ayudarán a promover un ambiente de concentración o para mover la energía de tu entorno.

Ideales para tu casa, trabajo, oficina, consultorio, escuela,  negocio, etc.

COLECCIONES:

  • MEDITACIÓN
  • PURIFICACIÓN
  • ARMONIZACIÓN
  • PROTECCIÓN

Precio: $40 Cada paquete incluye 21 varitas.

 

KIT DE EMERGENCIA

Integrado por 7 varitas para purificar, 7 varitas para armonizar y 7 varitas para proteger.

Precio: $40

PARA COMPARTIR

Si quieres compartir estas colecciones de inciensos con tus familiares, amigos, alumnos, clientes, etc. puedes utilizar el

  • Precio Preferente del paquetito de 21 varitas a $32 (pedido mínimo 10 paq.)
  • El paquetito de 7 v. $20 , tú escoges el tipo de energía que quieres mover.

PEDIDOS:

  • Puedes hacer tu pago en efectivo, con tarjeta de crédito, débito, depósito o transferencia bancaria.
  • Puedes hacer tu pedido y pago desde tu computadora a través de nuestra tienda en Facebook,  https://www.facebook.com/tuespacioholistico y dando click en SHOP. (próximamente versión móvil)
  • Por correo electrónico a tuespacioholisticomx@gmail.com,
  • Comunicarte directamente al cel. 55 13 74 47 76.

Deja tu NOMBRE, CANTIDAD y COLECCIÓN de inciensos que desees y nos comunicaremos contigo lo antes posible para confirmar tu compra, forma de pago y envío.

TASHI DELEK

Que todo te sea auspicioso.

Om Mani Padme Hung

Om Mani Padme Hung

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Propósito de la meditación

LamaZopaRinpoche.jpg

Por  Lama Zopa Rinpoché.

Me gustaría decir unas pocas palabras como introducción a la práctica de la meditación. Muchas personas de todo el mundo, en Occidente así como en Oriente, tienen mucho interés por meditar. Les atrae esta práctica y expresan gran interés por ella. Sin embargo, de la muchas personas que se implican en la meditación, sólo unas pocas comprenden realmente su propósito.

Cada uno de los que estamos aquí posee un cuerpo hecho de huesos, carne, sangre y cosas así. Actualmente no somos capaces de ejercer un control completo sobre este cuerpo y como resultado siempre experimentamos problemas. Puede haber un hombre rico cuya riqueza iguale a la de todo el mundo, pero a pesar de su enorme fortuna, si su mente está atrapada en un cuerpo incontrolado, vivirá en un continuo sufrimiento. Ricos o pobres, ninguno de nosotros se escapa de este problema. Aunque lo intentemos, nunca parece que encontremos un final a nuestras dificultades. Si resolvemos una, inmediatamente otra ocupa su lugar. Los conflictos y el sufrimiento relacionados con el mantenimiento de nuestro cuerpo físico son los mismos, no importa dónde estemos. Si tenemos la sabiduría para penetrar profundamente en el corazón de este tema y analizar cómo son las cosas en realidad, rápidamente percibiremos la universalidad de esta situación insatisfactoria. También se hará evidente que si no tuviéramos este cuerpo incontrolado, no habría forma de que experimentáramos los sufrimientos relacionados con él.

El principal problema que tenemos todos es el sufrimiento de no alcanzar nuestros diversos deseos, que incluyen las necesidades físicas obvias de comida y ropa así como cosas de las que disfrutamos, como  una buena reputación, el sonido de palabras agradables y reconfortantes, y cosas así.. Algunas formas de sufrimiento, como el hambre de una persona empobrecida, son más evidentes que otras. Pero de una u otra manera, todos deseamos incontroladamente cosas que no poseemos.

Pensad, por ejemplo, en alguien que fuera lo suficientemente afortunado como para nacer en una familia rica. Durante su vida puede que nunca experimente una necesidad material. Puede permitirse comprar cualquier cosa que le provoque deseo y es libre de viajar donde quiera, experimentando las diversas delicias y emociones ofrecidas por diferentes culturas. Cuando finalmente llega al punto en el que no hay nada más que poseer, ningún lugar más que visitar y ningún placer más que experimentar, todavía sufre de una aguda sensación de insatisfacción. En este estado desasosegado e insatisfecho de mente muchas personas se vuelven locas, incapaces de manejar este sufrimiento intenso y omnipresente.

Así que incluso cuando no haya carencia de confort material todavía hay sufrimiento. De hecho suele suceder que la posesión de riqueza material incrementa la insatisfacción, porque todavía se hace más evidente que tales posesiones no tienen ninguna capacidad de afectar o eliminar la raíz del sufrimiento. Todavía está ahí la continuidad de la insatisfacción, la confusión, la preocupación y demás. Si verdaderamente la acumulación de comodidades externas pudiera erradicar y eliminar el sufrimiento, entonces en algún momento del bienestar físico esta continuidad de sufrimiento sería interrumpida y cesaría toda la insatisfacción. Pero mientras nuestra  mente esté atrapada en un cuerpo incontrolado, el sufrimiento continúa.

Desde que nacemos hasta que morimos, gastamos una tremenda cantidad de energía intentando proteger este cuerpo nuestro del sufrimiento… El propósito de la meditación no es simplemente cuidar del cuerpo físico. No deberíamos pensar en utilizar la meditación de esta manera… No tiene sentido utilizar la meditación como otro método externo más para beneficiar a nuestro cuerpo. Esto sería desperdiciar una técnica de auténtico valor esencial en un intento vano de conseguir un alivio que como mucho es temporal. La meditación sería entonces como una aspirina que nos tomamos para librarnos de un dolor de cabeza. Puede que el dolor se vaya, pero eso no significa que estemos curados.

La meditación tiene que ver con el cuidado de la mente. Aunque nuestro cuerpo y mente están íntimamente relacionados e interconectados, son dos tipos muy diferentes de fenómenos.

Cada uno de nosotros ha nacido humano. Como tales, tenemos el potencial para dar un sentido y un propósito a nuestra vida…Nosotros hemos creado la situación en la que nos encontramos, y depende de nosotros que creemos las circunstancias para nuestra liberación.

Que nos sentemos con los brazos doblados de esta manera y las piernas cruzadas de esta otra tiene pocas consecuencias… Lo importante no es la apariencia externa de nuestra meditación… Es extremadamente importante que analicemos y veamos si la meditación que hacemos, sea cual sea, es un remedio real para nuestro sufrimiento… ¿Elimina eficazmente los engaños que oscurecen la mente? ¿Combate nuestra ignorancia, odio, codicia, celos, etc.? Si realmente reduce estas negatividades de la mente, entonces es una  meditación perfecta, verdaderamente práctica y muy valiosa.

Lo mismo que somos responsables de nuestro propio sufrimiento, sólo nosotros somos responsables de nuestra propia cura… Si no nos volvemos hacia dentro y adiestramos nuestra mente, si no que, por el contrario, gastamos toda nuestra energía organizando y reorganizando los aspectos externos de nuestra existencia, entonces continuará nuestro sufrimiento. Nuestro sufrimiento no ha tenido comienzo, y si no adoptamos una práctica eficaz, tampoco tendrá fin.

Fragmento del Módulo de “Cómo meditar” del Programa Descubriendo el Budismo de la Fundación para Preservar la Tradición Mahayana.

WhiteLotus_on_BlueWater_8

***

Más sobre meditación en las próximas publicaciones 🙂

***

Links que pueden checar:

http://fpmt.org/

http://www.fpmt.org/centers/directory/202-mexico.html

http://buddhasamigo.com/

http://www.casatibet.org.mx/

¿En qué momento naciste?

Sin inicio, sin fin

Estamos iniciando ciclo escolar y otros tantos ciclos diferentes para cada persona… Muchos de ellos tienen que ver con transformaciones personales… teniendo esto en mente,  les comparto otro fragmento del libro de  Thich Nhat Hanh ” La muerte es una ilusión” que leí por la mañana…

“MANIFESTÁNDOTE DE ALGO QUE YA EXISTÍA

El nacimiento ¿qué crees que es? La mayoría de nosotros pensamos que el nacimiento significa algo que empieza a existir y que antes no existía. En nuestra mente tenemos el concepto de que el nacimiento significa que de nada de pronto te conviertes en algo; que de no ser nadie, te conviertes de pronto en alguien. La mayoría de nosotros definiríamos el nacimiento de esta forma. Pero al examinar detenidamente esta definición, vemos que no tiene sentido. De nada, no puedes convertirte en algo. De nadie, no puedes convertirte en alguien.

Antes de tu llamado nacimiento, ya estabas ahí, en el interior de tu madre. Aquel momento del nacimiento  es tan sólo un momento de continuación. Observa y considera si puedes determinar el momento en que de nada te convertiste en algo. ¿Fue el momento que fuiste concebido en el útero materno? No, no fue así, porque antes de ello ya había algo, quizá media parte de ti estaba ya en tu padre, y la otra mitad en tu madre, o quizá un tercio de ti estaba en tu padre, otro tercio en tu madre y el tercio restante en el cosmos. Había muchos algos que ya estaban ahí. Si algo ya existía, en ese caso no necesita nacer. Aquel momento del parto en que tu madre te trajo al mundo no fue el momento de tu nacimiento, sólo fue el momento en que abandonaste el útero para llegar al mundo.

En el zen nos gusta preguntarnos: “¿ Cómo era tu rostro antes de nacer tu abuela?”. Formúlate esta pregunta y empezarás a ver tu propia continuación. Descubrirás que siempre has estado ahí. El momento de tu concepción fue un momento de continuación, de manifestarte bajo otra forma. Si lo sigues observando verás que en vez de nacimiento y de muerte, sólo hay una continua transformación.

Puede que seamos sólo un niño o una niña de doce años y que aún no hayamos tenido hijos. Pero en nuestra persona ya hay todas las causas y condiciones necesarias para que se manifiesten los hijos y los nietos. Sólo es cuestión de tiempo y de que se den una serie de condiciones.

UNA HOJA DE PAPEL

Sin una llegada ni una partida,

sin un antes ni un después.

Te abrazo fuertemente,

te suelto para liberarte,

yo estoy en ti

y tú estás en mí.

Sin una llegada ni una partida es la verdadera naturaleza de la realidad. Tú no has venido de ninguna parte, ni irás a ningún lugar. La rosa, la nube, las montañas, las estrellas y el planeta Tierra, todo es así. Su naturaleza es la naturaleza de la no-llegada y la no-partida.

La hoja de papel en la que se han escrito estas palabras tiene una historia, adquirió su forma en un solo momento, pero esto no significa que fuera el momento de su nacimiento. La hoja de papel ya estaba allí como la luz del sol, el tronco de un árbol, la nube y la tierra. El momento en que surgió de la fábrica de papel sólo fue el momento de su manifestación.

Al observar a fondo la hoja de papel, puedes seguir viendo los árboles, la nube y la luz del sol. No necesitas ir al pasado. Ésa es la ventaja de un meditador, no necesitas viajar. Sólo has de observar a fondo y podrás verlo y reconocerlo todo. La hoja de papel contiene toda la información sobre el cosmos, incluyendo la relacionada con la nube, la luz del sol, los árboles y la tierra. Si devuelves uno de esos elementos a su fuente de origen, la hoja de papel dejará de existir. Una manifestación contiene a todas las demás.

Si deslizas los dedos por la hoja de papel, puedes sentir la nube en ella. sin la lluvia que cae de las nubes, no habría papel. Cuando deslizas los dedos por la hoja de papel, los estás deslizando también por los árboles del bosque. Con nuestros dedos podemos sentir el sol y los minerales de la tierra que hay en el papel.  Si  no hubiera nubes ni la lluvia que producen, ¿cómo podrían los árboles crecer? …Todas estas condiciones se encuentran en él. Cuando percibimos el papel a través de nuestra compresión despierta, estamos percibiendo toda la existencia.

Morir no significa que de algo te conviertas en nada. Nacer no significa que de no ser nadie de pronto te conviertas en alguien. La manifestación sólo tiene lugar cuando se dan todas las condiciones necesarias y la cesación de la manifestación se basa en la falta de condiciones necesarias.

La hoja de papel no tiene fecha de nacimiento y tú tampoco la tienes… Antes de nacer ya estabas ahí… “

***

¡Genial verdad!

¡Tú tampoco eres el mismo siempre!  Ya sea de manera interna o externa.

Cambios de etiqueta…

¡Por una transformación constante!