ansiedad

Trastorno del espectro autista

Salud mental CDMX - Trastorno del espectro autista

Todos hemos sentido, en algún momento de nuestras vidas, la frustración de no poder expresar nuestras ideas, emociones o sentimientos, o tal vez no de manera clara, pero en el caso de muchas personas que padecen el Trastorno del Espectro Autista esto pasa casi todo el tiempo. En palabras de mi hijo Sebastián de 18 años:

“te faltan palabras, en ocasiones puede ayudarte ampliar tu vocabulario pero en otras no sabes realmente lo que quieres, sabes que necesitas algo pero no sabes qué; es como una falta de experiencia, y eso no permite comunicarte”.

El autismo, es una afección neurológica permanente que se manifiesta en la primera infancia, independientemente del género, raza, condición social y económica. Actualmente, nos referimos al autismo como un espectro autista porque se refiere a una serie de características que pueden presentarse en mayor o menor cantidad, cada caso es totalmente diferente, pero todos comparten dificultades en la comunicación, en el comportamiento social y en el lenguaje, así como tener intereses y actividades restringidas y repetitivas. Algunos signos que podemos encontrar en la primera infancia son:

  • No responde a su nombre
  • Retiro del contacto físico con los padres u otras personas
  • Falta de sonrisa social
  • No señalar los objetos para demostrar su interés
  • No jugar juegos de simulación
  • Evitar el contacto visual
  • Prefieren estar solos
  • Presentan retrasos en las destrezas del habla y el lenguaje
  • Pueden repetir palabras o frases una y otra vez
  • Dar respuestas no relacionadas con las preguntas que se les hace
  • Pasividad o hiperactividad
  • Tener intereses obsesivos
  • Retraso en el desarrollo motriz
  • Aletear las manos, mecerse o girar en círculos
  • Ser hiposensibles al dolor
  • Hipersensibles a texturas, olores, sonidos, luz…

La última versión de el Diagnostic and Statistical Manual of Mental Disorders-5 (DSM-5),  incluye el autismo dentro de los trastornos del neurodesarrollo, alejándose de la antigua conceptualización de trastorno generalizado del desarrollo (TGD). Además, el autismo pasa a denominarse trastornos del espectro autista (TEA), ya que reconoce la sintomatología autista común a todos los individuos en un amplio abanico de fenotipos: Síndrome de Rett, Síndrome de Asperger, Trastorno desintegrativo de la infancia y Trastorno generalizado del desarrollo no especificado, todos ellos entran actualmente en los Trastornos del Espectro Autista, este diagnóstico ayuda a recibir los apoyos específicos del sector educativo y de salud en la mayoría de los países.

La Convención sobre los Derechos del Niño y la Convención sobre los Derechos de las Personas con Discapacidad, enfatizan que los niños con discapacidad deberán disfrutar de una vida plena y digna, por lo que el diagnóstico precoz, la investigación y la intervención apropiadas son vitales para el crecimiento y el desarrollo de la persona.

La Asamblea General de la Naciones Unidas decide designar, a partir de 2008, el 2 de abril Día Mundial de Concienciación sobre el Autismo, donde:

  • Invita a todos los Estados Miembros, las organizaciones competentes del sistema de las Naciones Unidas y otras organizaciones internacionales, así como a la sociedad civil, incluidas las organizaciones no gubernamentales y el sector privado, a que observen debidamente el Día Mundial de Concienciación sobre el Autismo con miras a aumentar la conciencia pública sobre ese trastorno;
  • Alienta a los Estados Miembros a que adopten medidas para concienciar a toda la sociedad, incluso a nivel familiar, sobre la situación de los niños con autismo.

Conforme a la Clasificación Internacional del Funcionamiento, de la Discapacidad y de la Salud (CIF) se define a la discapacidad como una situación de vida -en ningún caso es una enfermedad- que restringe o limita el funcionamiento de una persona a nivel físico, mental, intelectual o sensorial. En el caso de niños y niñas con discapacidad, el crecimiento en todas sus formas puede depender de (o estar condicionado a) la detección de sus retos en el desarrollo y una adecuada intervención temprana: de esos aspectos puede depender la expresión de su máximo potencial. No se debe suponer que la discapacidad es un obstáculo, ni suponer que no existe.

En el marco del “Día de concientización sobre el autismo”, la Secretaría de Salud informa que en el mundo 1 de cada 160 niños tiene un trastorno del espectro autista. Actualmente, se estima que en México hay aproximadamente 94 800 niños entre 0 y 4 años de edad y 298 000 entre 5 y 19 años con trastorno del espectro autista.

Faltan más números y más investigaciones, pero sobretodo, más acciones: atender las necesidades educativas especiales y su cuidado integral de salud para un mejor pronóstico de autonomía, salud mental, inclusión en la educación, integración a la vida social y laboral, así como su goce pleno de todos los derechos humanos y libertades fundamentales en igualdad de condiciones; además, de el adecuado acompañamiento multidisciplinario para ellos a lo largo de sus diferentes etapas de vida y para sus familias. 

Si observas algunos de los signos de alarma antes mencionados, descarga el siguiente cuestionario para padres y conversa con tu médico para una evaluación más detallada, diagnóstico y atención oportuna del Trastorno del Espectro Autista: Cuestionario Autismo Infancia

Gracias a mi hijo por enseñarme tanto sobre las diferentes formas de percibir al mundo.

Día Mundial Autismo - Gracias hijo

 

Referencias:

American Psychological Association. (octubre de 2012). Autism prevalence and the DSM. Monitor on Psychology, 43(9), 59.

Fernández, P. B. (2014). Estrés y afrontamiento en familias de hijos con trastorno del espectro autista. International Journal of Developmental and Educational Psychology, 4(1), 425-433.

Naciones Unidas. (2008). Resolución aprobada por la Asamblea General el 18 de diciembre de 2007: 62/139. Día Mundial de Concienciación sobre el Autismo. Nueva York.

Palomo. (s.f.). DSM-5: la nueva clasificación de los TEA. Asociacion Provincial de Autismo y otros trastornos del neurodesarrollo, Cuenca.

Secretaría de Salud. (2 de abril de 2018). Día Mundial de Concientización sobre el Autismo. Obtenido de Gob.mx: https://www.gob.mx/salud/articulos/dia-mundial-de-concientizacion-sobre-el-autismo-152837?idiom=es

Secretaría de Salud. (s.f.). Cuestionario de Autismo en la infancia. Obtenido de Secretaría de Salud de la Ciudad de México: http://data.salud.cdmx.gob.mx/portal/images/cs/enlaces/pdf/CUESTIONARIODEAUTISMOENLAINFANCIA.pdf

Día Internacional de las Personas con Discapacidad

3DIC-ADayForAll_main_SPA-2018

Un día para todos

El Día Internacional de las Personas con Discapacidad se celebra cada 3 de diciembre para reconocer y reforzar los derechos de las personas con discapacidad en todo el mundo. El tema global para este año es:

“Empoderamiento de las personas con discapacidad para garantizar la inclusión y la igualdad”.

De acuerdo a la Organización Mundial de la Salud, discapacidad es un término general que abarca las deficiencias, las limitaciones de la actividad y las restricciones de la participación. Las deficiencias son problemas que afectan a una estructura o función corporal; las limitaciones de la actividad son dificultades para ejecutar acciones o tareas, y las restricciones de la participación son problemas para participar en situaciones vitales.

La discapacidad es una condición que afecta el nivel de vida de un individuo o de un grupo. Encontramos personas con discapacidad motriz, auditiva, visual, intelectual y psicosocial.

Por consiguiente, la discapacidad es un fenómeno complejo que refleja una interacción entre las características del organismo humano y las características de la sociedad en la que vive.

Se estima que el 15% de la población, alrededor de mil millones de personas en todo el mundo, vive con una discapacidad. En la Región de las Américas, alrededor de 140 millones de personas viven con cualquier tipo de discapacidad. Las personas con discapacidad enfrentan barreras para la inclusión en todos los aspectos de la vida: educación, empleo, vida social y política y salud. Como consecuencia, muchas personas con discapacidad no tienen acceso a la sociedad en igualdad de condiciones con los demás.

Las personas con discapacidad son más a menudo víctimas de la violencia: los niños discapacitados tienen cuatro veces más posibilidades de ser víctimas de actos violentos, la misma proporción que los adultos con problemas mentales.

La ignorancia es en gran parte responsable de la estigmatización y la discriminación.

Está ampliamente demostrado que, una vez eliminados los obstáculos a la integración, éstas pueden participar activa y productivamente a la vida social y económica de sus comunidades.

Todas las personas podemos ser agentes de cambio, acelerar el avance hacia un desarrollo inclusivo y sostenible, así como promover sociedades resilientes… No dejemos a nadie atrás.

3DIC-ADayForAll_2_SPA-2018

 

Fuentes:

Naciones Unidas (2018). Día Internacional de las Personas con Discapacidad, 3 de diciembre.

Organización Mundial de la Salud (2018). Discapacidades.

Organización Panamericana de la Salud (2018). 3 de diciembre de 2018. Día Internacional de las Personas con Discapacidad 2018: Un día para todos.

 

Salud Mental

Meditación México - Salud mental

10 de octubre, Día Mundial de la Salud Mental

De acuerdo a la Organización Mundial de la Salud:

“La salud mental se define como un estado de bienestar en el cual el individuo es consciente de sus propias capacidades, puede afrontar las tensiones normales de la vida, puede trabajar de forma productiva y fructífera y es capaz de hacer una contribución a su comunidad”.

Las alteraciones del pensamiento, la percepción, las emociones, la conducta y las relaciones con los demás, afectan nuestra salud mental. Entre ellos se incluyen la depresión, el trastorno afectivo bipolar, la esquizofrenia y otras psicosis, la demencia, las discapacidades intelectuales y los trastornos del desarrollo (como el autismo), entre otros.

La depresión es el trastorno mental que más afecta a la población y es, además, una de las principales causas de discapacidad en el mundo. Aunque es una enfermedad tratable, seis de cada diez personas que la padecen en América Latina y el Caribe, no buscan o no reciben el tratamiento que necesitan. La proporción de personas enfermas que no reciben atención alcanza entre el 60 y el 65%.

La falta de servicios apropiados, de profesionales de la salud capacitados especialmente en la Atención Primaria, y el estigma social asociado a los trastornos mentales son algunas de la barreras para el acceso a una atención adecuada.

Dependiendo del contexto local, algunas personas y grupos sociales pueden correr un riesgo significativamente mayor de sufrir problemas de salud mental. Entre estos grupos vulnerables se encuentran (aunque no siempre) miembros de las familias que viven en la pobreza, las personas con problemas de salud crónicos, los niños expuestos al maltrato o al abandono, los adolescentes expuestos por vez primera al abuso de sustancias, los grupos minoritarios, las poblaciones indígenas, las personas de la tercera edad, las personas sometidas a discriminaciones y violaciones de los derechos humanos como la comunidad LGBT+, personas expuestas a desastres naturales, a conflictos, presos  u otras emergencias humanitarias.

Pero no vayamos tan lejos, también la salud mental se puede ver afectada por el trabajo, un entorno laboral negativo puede causar problemas físicos y psíquicos. El acoso, la intimidación en el trabajo, bajo nivel de apoyo a los empleados, falta de claridad en objetivos y/o áreas, horarios de trabajo rígidos, riesgos, carga de trabajo permanentemente elevada, etc. son problemas frecuentes que pueden tener considerables efectos negativos en el aumento de estrés y ansiedad. Las organizaciones pueden aplicar muchas medidas eficaces para promover la salud mental en el lugar de trabajo y aumentar con ello la productividad.

También para nuestros niños y jóvenes: cambio de colegio o de hogar, entrada en la universidad o en el mundo laboral, uso día y noche de las redes sociales y sus impactos emocionales, puede ser causa de mucho estrés o aprensión. En algunos casos, si no se reconocen y controlan, estos sentimientos pueden causar enfermedades mentales.

¿Quién puede presentar trastornos mentales?

Todos. Los determinantes de la salud mental y de los trastornos mentales incluyen no solo características individuales tales como la capacidad para gestionar nuestros pensamientos, emociones, comportamientos e interacciones con los demás, sino también factores sociales, culturales, económicos, políticos y ambientales, como las políticas nacionales, la protección social, el nivel de vida, las condiciones laborales o los apoyos sociales de la comunidad.

Otros factores que pueden causar trastornos mentales son el estrés, la herencia genética, la alimentación, las infecciones perinatales y la exposición a riesgos ambientales.

Los sistemas de salud todavía no han dado una respuesta adecuada a la carga de trastornos mentales, en los países de ingresos bajos y medios, entre un 76% y un 85% de las personas con trastornos mentales graves no recibe tratamiento; y en los países de ingresos elevados, entre un 35% y un 50%.

Además de la ayuda que prestan los servicios de salud, las personas que presentan enfermedades mentales necesitan apoyo y atención social. En algunos casos, pueden  necesitar que se les ayude a participar en programas educativos, así como a encontrar un empleo y una vivienda que les permitan vivir y mantenerse activos en su entorno social.

Cada 10 de octubre, en todo el planeta se celebra el Día Mundial de la Salud Mental para crear conciencia sobre su importancia, sensibilizar a la población y a los gobiernos, e impulsar estrategias para la adecuada detección y atención.

La salud mental se atiende de manera multidisciplinaria, se manifiesta de muchas formas y en diferentes niveles, no la descuides.

 

Fuentes:

Organización Mundial de la Salud

Pan American Health Organization

GOBMX