ALEGRÍA

Alegría - contra el estrés, ansiedad y depresión

Continuación de nuestro ciclo de reflexión: “16 Actitudes para una vida con sentido”, Alison Murdoch y Dekyi-Lee Oldershaw.

4. ALEGRÍA.

La alegría nos abre el corazón.

La alegría es esa sensación maravillosa que experimentamos cuando sucede algo bueno, las preocupaciones  se desvanecen, la frustración se disipa y la ira desaparece. Sentir alegría es tan positivo que es curioso que a menudo lo pasemos por alto dejándonos arrastrar por los aspectos negativos de la vida diaria. A veces las malas noticias tienen más peso que las buenas o tendemos a fijarnos en lo que está mal de la casa, trabajo, hijos, pareja… en lugar de advertir lo que está bien.

La alegría puede cambiar nuestra vida y nuestra forma de pensar. Es un bálsamo que alivia el dolor que causan la envidia y la tristeza. Nos aproxima a las personas que amamos y suaviza las diferencias que tenemos con aquellos que están más alejados de nosotros.

Cuando reímos, compartimos nuestras alegrías con los demás y podemos abrir el corazón, afianzamos nuestras relaciones y nos desenvolvemos mejor en la vida. Todos deseamos tener amigos que se alegren de nuestros logros y que nos aporten energía positiva cuando estamos en dificultades.

A veces pareciera que entre mejor están las cosas, más buscamos de qué quejarnos… nunca es suficiente. Sólo cuando se ha pasado por grandes crisis o adversidades, se celebra la vida intensamente, pues se es capaz de disfrutar de los “pequeños” placeres de la vida. No debiera ser así.

Nadie es inmune a la presión de la competitividad o al veneno de la envidia, a sentir ansiedad o estar al tope con los niveles de estrés. Las comparaciones con los demás nos vienen a la mente sin que las llamemos, y aunque lo que pensemos sea falso e ilógico, nos lleva a sentirnos frustrados, irritables, ansiosos o deprimidos. En lugar de obsesionarnos con lo que creemos que nos falta, intentemos sentir alegría por esos logros y huyamos de las comparaciones.

Todos podemos decidir cómo alimentar nuestra mente y nuestro corazón. Si aprendemos a fijarnos más en los logros y aspectos positivos, que en los errores y aspectos negativos de nuestro entorno, sin duda podremos ser más felices y aportar más felicidad a los demás. Las personas que son conscientes de ello pueden ejercer una gran influencia.

Aunque es cierto que en el mundo suceden muchos acontecimientos que nos entristecen, también es cierto que todos los días surgen innumerables oportunidades para alegrarnos de las cosas positivas que suceden a nuestra alrededor.  Los niños pequeños lo hacen de manera natural, y para nosotros es fuente de gozo y satisfacción estar junto a ellos mientras exploran, corren a nuestro alrededor y ríen. Deberíamos recuperar esa habilidad básica.

Las posibilidades son infinitas, porque siempre habrá motivos para alegrarnos por algo.

Sólo es cuestión de ampliar nuestra visión.

ALÉGRATE

Leer 1. Humildad

Libro de visitas, gracias por tus comentarios

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.