Meditación - contra la ansiedad, estrés y depresión

SATISFACCIÓN

La satisfacción es un estado mental que no está relacionado con el dinero, los objetos materiales o las personas que nos rodean. Tampoco tienen que ver con lo mucho o poco que poseemos. La satisfacción tiene que ver con nosotros mismos, con hallar la calma interior que nos permite ser felices tal como somos y con independencia de las circunstancias particulares que nos toque vivir.

La satisfacción nos libra de los deseos insaciables que nos hacen avanzar a ciegas y nos impiden estar abiertos para dar y recibir de los demás, libera nuestra energía permitiéndonos dirigirla de forma consciente hacia aspectos positivos, y así poder sentirnos satisfechos y disfrutar pese a las preocupaciones y las prisas del día a día.

La insatisfacción puede tener consecuencias terribles. Por ejemplo, nuestros hábitos de consumidores insatisfechos han puesto al planeta al borde del abismo, nuestra dificultad para mantener vínculos duraderos nos ha conducido a la soledad, y nuestra incapacidad como naciones para coexistir en paz ha creado una cultura de militarismo.

Nuestros niveles de estrés, ansiedad y depresión están por los cielos. El hábito de querer tener más puede ocupar nuestra mente de forma permanente y distraerla de lo que verdaderamente importa.

La insatisfacción actúa como una mosca en la oreja que nos distrae con un monólogo interminable cuestionándonos sin cesar cómo nos sentimos, si queremos más frío, calor, sentarnos, acostarnos, pararnos, cambiar nuestro vestuario, coche, comida, cuerpo, etc. Las obsesiones con los pequeños detalles de la vida cotidiana suelen enmascarar una insatisfacción y una tristeza profundas, que puede parecer que han estado ahí toda la vida.

En la actualidad podemos comenzar por dedicar unos minutos a estar en silencio, relajarnos y estar con nosotros mismos. La satisfacción se puede malinterpretar. No se trata de quedarse estático o inactivo en un mundo que está en constante movimiento, ni tampoco nos convierte en seres débiles o pasivos; por el contrario, la satisfacción nos ayuda a centrarnos en lo que ya está yendo bien y nos otorga la flexibilidad y el espacio necesarios para que puedan surgir la inspiración y la creatividad.

La satisfacción es un sentimiento que se asienta en nuestro interior, de forma que aunque la mente pueda continuar yendo de un lado a otro en la superficie, a nivel profundo nos sentimos contentos y tranquilos. Nos permite calmarnos y centrar nuestra energía, nos libera de la sensación de que “no es suficiente”, que puede incluso llegar a sabotear nuestros propios logros.

Llegar a este estado puede ser tan fácil -y complejo, a la vez- como respirar hondo y decidirnos a dejar salir, con el aire que expulsamos, todo lo que nos causa ansiedad e insatisfacción. Intenta hacerlo y centrarte en ese punto de calma interior en medio de un embotellamiento, momento de frustración, enojo, melancolía o sea cual sea la experiencia que te quite tu paz. Saborea, aunque sea un poco, la experiencia de abandonar las expectativas, soltar y aceptar la situación.

Todos deseamos sentirnos satisfechos con nosotros mismos, nos lleva a experimentar una dicha sosegada que se traduce en una sonrisa amable y una mirada suave.

Alguien que está satisfecho de verdad no tiene ninguna necesidad de herir a los demás o de aprovecharse de ellos. Cuando estamos satisfechos irradiamos una paz en la que nuestros amigos y familiares encuentran refugio y sosiego.

Si no somos capaces de vivir el presente y aceptarlo tal como es, quizás nunca podamos sentirnos realmente vivos o llevar una vida plena.

En una ocasión, un maestro de Tai Chi le pidió a un alumno que sujetara un huevo en la mano y no lo dejara caer pasara lo que pasara. El alumno lo sujetó con el puño cerrado, con los dedos vueltos hacia el suelo, hasta que le dolieron las articulaciones. Cuanto más insistía el maestro en que no lo dejara caer, más apretaba el puño. Al final, el maestro tomó la mano de su alumno y le dio la vuelta suavemente, luego le abrió los dedos poco a poco y le mostró cómo podía sostener el huevo sin esfuerzo sobre la palma de la mano.

Continuación de nuestro ciclo de reflexiones del libro “16 ACTITUDES PARA UNA VIDA CON SENTIDO”, Alison Murdoch y Dekyi-Lee Oldershaw.

2. PACIENCIA

Paciencia

1. HUMILDAD

HUMILDAD

16 ACTITUDES PARA UNA VIDA CON SENTIDO

Tu Espacio Holístico-16 actitudes

2 comentarios

  1. Hola Alejandra ! buenos artículos estos que pones. Me he tomado la libertad de difundirlos con un grupo de personas que de alguna manera el día de hoy, en el aquí y ahora estamos tratando de ser felices y productivos, para nosotros y para los demás. Espero y no exista inconveniente. La felicidad – como cada quién la entienda – también es un estado mental y es de cada uno de nosotros la responsabilidad de procurárnoslo.
    He puesto la referencia de “tu espacio holístico” a cada uno de los artículos que he difundido, esto con el afán de que, si esta información les llama, se pongan en contacto contigo. Espero con esto haber hecho mi parte.
    Te mando muchos saludos y bendiciones.

    Me gusta

Libro de visitas, gracias por tus comentarios

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.