HUMILDAD

16 actitudes - humildad - Tu Espacio Holístico

Lo prometido es deuda, iniciaremos nuestro ciclo de reflexiones de las

16 ACTITUDES PARA UNA VIDA CON SENTIDO.

I. HUMILDAD.

Es la primera de las 16 actitudes para una vida con sentido porque representa un punto de partida; sin humildad, pensaríamos que no nos queda nada por aprender y sería imposible crecer y desarrollarnos como personas.

Es la actitud de vernos a nosotros mismos como una pequeña parte de un vasto cosmos habitado por personas y criaturas de quienes podemos aprender.

Ser humilde implica poseer una gran fortaleza y al mismo tiempo una gran calma. En algunas culturas se considera positivo ser enérgico y asertivo a la hora de expresar lo que se piensa y lo que se desea. Sin embargo, las personas realmente humildes tienen una especie de halo de dignidad. Aunque sean personas sobresalientes o de gran éxito, poseerán la sabiduría para entender sus limitaciones.

Una actitud humilde es ver más allá de los propios puntos de vista e intereses. Puede reconocer que los seres humanos dependemos los unos de los otros y que podemos desempeñar un papel único y en ocasiones inesperado en la vida de los demás.

La humildad nos alienta a salir de nuestra perspectiva egocéntrica y prestar atención a los demás con alegría.

La humildad evita que nos pongamos a la defensiva, a pensar que estamos siendo juzgados constantemente, demostrar cuan especiales y únicos somos, o protegernos de los demás.

La persona humilde admite sus propios miedos y vulnerabilidades, y sabe que no siempre lleva la razón o tiene todas las respuestas.

Cuando sentimos  temor o angustia, un impulso natural a ponernos tensos y refugiarnos en el orgullo o la autosuficiencia, preguntémonos si somos capaces de abrirnos y volvernos más flexibles y sensibles. Tal vez podamos transformar de esta forma las situaciones más difíciles.

Las persones humildes se relacionan fácilmente porque no perciben a los demás como una amenaza ni se sienten infravaloradas. Si pensamos que somos superiores a los demás corremos el riesgo de perder la capacidad de escuchar, esto es una gran pérdida, pues es mucho lo que podemos aprender los unos de los otros. A veces la única manera de romper la coraza que hemos construido es sufrir una tragedia personal, una gran pérdida.

Cuando somos humildes sentamos las bases para ACEPTARNOS A NOSOTROS MISMOS Y TENER PAZ INTERIOR.

Una persona humilde posee la inteligencia para  aceptar que depende totalmente de los demás, todo lo que consumimos procede de una enorme red en la que está implicado todo el planeta, y desde luego todos dependemos del apoyo práctico y emocional de los demás para poder sobrevivir. Darse cuenta de este hecho significa entrar en contacto con la realidad.

Alison Murdoch, Dekyi-Lee Oldershaw (2009), “16 actitudes para una vida con sentido“, The Foundation for Developing Compassion and Wisdom.

Un comentario

Libro de visitas, gracias por tus comentarios

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.