Propósito de la meditación

LamaZopaRinpoche.jpg

Por  Lama Zopa Rinpoché.

Me gustaría decir unas pocas palabras como introducción a la práctica de la meditación. Muchas personas de todo el mundo, en Occidente así como en Oriente, tienen mucho interés por meditar. Les atrae esta práctica y expresan gran interés por ella. Sin embargo, de la muchas personas que se implican en la meditación, sólo unas pocas comprenden realmente su propósito.

Cada uno de los que estamos aquí posee un cuerpo hecho de huesos, carne, sangre y cosas así. Actualmente no somos capaces de ejercer un control completo sobre este cuerpo y como resultado siempre experimentamos problemas. Puede haber un hombre rico cuya riqueza iguale a la de todo el mundo, pero a pesar de su enorme fortuna, si su mente está atrapada en un cuerpo incontrolado, vivirá en un continuo sufrimiento. Ricos o pobres, ninguno de nosotros se escapa de este problema. Aunque lo intentemos, nunca parece que encontremos un final a nuestras dificultades. Si resolvemos una, inmediatamente otra ocupa su lugar. Los conflictos y el sufrimiento relacionados con el mantenimiento de nuestro cuerpo físico son los mismos, no importa dónde estemos. Si tenemos la sabiduría para penetrar profundamente en el corazón de este tema y analizar cómo son las cosas en realidad, rápidamente percibiremos la universalidad de esta situación insatisfactoria. También se hará evidente que si no tuviéramos este cuerpo incontrolado, no habría forma de que experimentáramos los sufrimientos relacionados con él.

El principal problema que tenemos todos es el sufrimiento de no alcanzar nuestros diversos deseos, que incluyen las necesidades físicas obvias de comida y ropa así como cosas de las que disfrutamos, como  una buena reputación, el sonido de palabras agradables y reconfortantes, y cosas así.. Algunas formas de sufrimiento, como el hambre de una persona empobrecida, son más evidentes que otras. Pero de una u otra manera, todos deseamos incontroladamente cosas que no poseemos.

Pensad, por ejemplo, en alguien que fuera lo suficientemente afortunado como para nacer en una familia rica. Durante su vida puede que nunca experimente una necesidad material. Puede permitirse comprar cualquier cosa que le provoque deseo y es libre de viajar donde quiera, experimentando las diversas delicias y emociones ofrecidas por diferentes culturas. Cuando finalmente llega al punto en el que no hay nada más que poseer, ningún lugar más que visitar y ningún placer más que experimentar, todavía sufre de una aguda sensación de insatisfacción. En este estado desasosegado e insatisfecho de mente muchas personas se vuelven locas, incapaces de manejar este sufrimiento intenso y omnipresente.

Así que incluso cuando no haya carencia de confort material todavía hay sufrimiento. De hecho suele suceder que la posesión de riqueza material incrementa la insatisfacción, porque todavía se hace más evidente que tales posesiones no tienen ninguna capacidad de afectar o eliminar la raíz del sufrimiento. Todavía está ahí la continuidad de la insatisfacción, la confusión, la preocupación y demás. Si verdaderamente la acumulación de comodidades externas pudiera erradicar y eliminar el sufrimiento, entonces en algún momento del bienestar físico esta continuidad de sufrimiento sería interrumpida y cesaría toda la insatisfacción. Pero mientras nuestra  mente esté atrapada en un cuerpo incontrolado, el sufrimiento continúa.

Desde que nacemos hasta que morimos, gastamos una tremenda cantidad de energía intentando proteger este cuerpo nuestro del sufrimiento… El propósito de la meditación no es simplemente cuidar del cuerpo físico. No deberíamos pensar en utilizar la meditación de esta manera… No tiene sentido utilizar la meditación como otro método externo más para beneficiar a nuestro cuerpo. Esto sería desperdiciar una técnica de auténtico valor esencial en un intento vano de conseguir un alivio que como mucho es temporal. La meditación sería entonces como una aspirina que nos tomamos para librarnos de un dolor de cabeza. Puede que el dolor se vaya, pero eso no significa que estemos curados.

La meditación tiene que ver con el cuidado de la mente. Aunque nuestro cuerpo y mente están íntimamente relacionados e interconectados, son dos tipos muy diferentes de fenómenos.

Cada uno de nosotros ha nacido humano. Como tales, tenemos el potencial para dar un sentido y un propósito a nuestra vida…Nosotros hemos creado la situación en la que nos encontramos, y depende de nosotros que creemos las circunstancias para nuestra liberación.

Que nos sentemos con los brazos doblados de esta manera y las piernas cruzadas de esta otra tiene pocas consecuencias… Lo importante no es la apariencia externa de nuestra meditación… Es extremadamente importante que analicemos y veamos si la meditación que hacemos, sea cual sea, es un remedio real para nuestro sufrimiento… ¿Elimina eficazmente los engaños que oscurecen la mente? ¿Combate nuestra ignorancia, odio, codicia, celos, etc.? Si realmente reduce estas negatividades de la mente, entonces es una  meditación perfecta, verdaderamente práctica y muy valiosa.

Lo mismo que somos responsables de nuestro propio sufrimiento, sólo nosotros somos responsables de nuestra propia cura… Si no nos volvemos hacia dentro y adiestramos nuestra mente, si no que, por el contrario, gastamos toda nuestra energía organizando y reorganizando los aspectos externos de nuestra existencia, entonces continuará nuestro sufrimiento. Nuestro sufrimiento no ha tenido comienzo, y si no adoptamos una práctica eficaz, tampoco tendrá fin.

Fragmento del Módulo de “Cómo meditar” del Programa Descubriendo el Budismo de la Fundación para Preservar la Tradición Mahayana.

WhiteLotus_on_BlueWater_8

***

Más sobre meditación en las próximas publicaciones 🙂

***

Links que pueden checar:

http://fpmt.org/

http://www.fpmt.org/centers/directory/202-mexico.html

http://buddhasamigo.com/

http://www.casatibet.org.mx/

Libro de visitas, gracias por tus comentarios

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.