¿En qué momento naciste?

Sin inicio, sin fin

Estamos iniciando ciclo escolar y otros tantos ciclos diferentes para cada persona… Muchos de ellos tienen que ver con transformaciones personales… teniendo esto en mente,  les comparto otro fragmento del libro de  Thich Nhat Hanh ” La muerte es una ilusión” que leí por la mañana…

“MANIFESTÁNDOTE DE ALGO QUE YA EXISTÍA

El nacimiento ¿qué crees que es? La mayoría de nosotros pensamos que el nacimiento significa algo que empieza a existir y que antes no existía. En nuestra mente tenemos el concepto de que el nacimiento significa que de nada de pronto te conviertes en algo; que de no ser nadie, te conviertes de pronto en alguien. La mayoría de nosotros definiríamos el nacimiento de esta forma. Pero al examinar detenidamente esta definición, vemos que no tiene sentido. De nada, no puedes convertirte en algo. De nadie, no puedes convertirte en alguien.

Antes de tu llamado nacimiento, ya estabas ahí, en el interior de tu madre. Aquel momento del nacimiento  es tan sólo un momento de continuación. Observa y considera si puedes determinar el momento en que de nada te convertiste en algo. ¿Fue el momento que fuiste concebido en el útero materno? No, no fue así, porque antes de ello ya había algo, quizá media parte de ti estaba ya en tu padre, y la otra mitad en tu madre, o quizá un tercio de ti estaba en tu padre, otro tercio en tu madre y el tercio restante en el cosmos. Había muchos algos que ya estaban ahí. Si algo ya existía, en ese caso no necesita nacer. Aquel momento del parto en que tu madre te trajo al mundo no fue el momento de tu nacimiento, sólo fue el momento en que abandonaste el útero para llegar al mundo.

En el zen nos gusta preguntarnos: “¿ Cómo era tu rostro antes de nacer tu abuela?”. Formúlate esta pregunta y empezarás a ver tu propia continuación. Descubrirás que siempre has estado ahí. El momento de tu concepción fue un momento de continuación, de manifestarte bajo otra forma. Si lo sigues observando verás que en vez de nacimiento y de muerte, sólo hay una continua transformación.

Puede que seamos sólo un niño o una niña de doce años y que aún no hayamos tenido hijos. Pero en nuestra persona ya hay todas las causas y condiciones necesarias para que se manifiesten los hijos y los nietos. Sólo es cuestión de tiempo y de que se den una serie de condiciones.

UNA HOJA DE PAPEL

Sin una llegada ni una partida,

sin un antes ni un después.

Te abrazo fuertemente,

te suelto para liberarte,

yo estoy en ti

y tú estás en mí.

Sin una llegada ni una partida es la verdadera naturaleza de la realidad. Tú no has venido de ninguna parte, ni irás a ningún lugar. La rosa, la nube, las montañas, las estrellas y el planeta Tierra, todo es así. Su naturaleza es la naturaleza de la no-llegada y la no-partida.

La hoja de papel en la que se han escrito estas palabras tiene una historia, adquirió su forma en un solo momento, pero esto no significa que fuera el momento de su nacimiento. La hoja de papel ya estaba allí como la luz del sol, el tronco de un árbol, la nube y la tierra. El momento en que surgió de la fábrica de papel sólo fue el momento de su manifestación.

Al observar a fondo la hoja de papel, puedes seguir viendo los árboles, la nube y la luz del sol. No necesitas ir al pasado. Ésa es la ventaja de un meditador, no necesitas viajar. Sólo has de observar a fondo y podrás verlo y reconocerlo todo. La hoja de papel contiene toda la información sobre el cosmos, incluyendo la relacionada con la nube, la luz del sol, los árboles y la tierra. Si devuelves uno de esos elementos a su fuente de origen, la hoja de papel dejará de existir. Una manifestación contiene a todas las demás.

Si deslizas los dedos por la hoja de papel, puedes sentir la nube en ella. sin la lluvia que cae de las nubes, no habría papel. Cuando deslizas los dedos por la hoja de papel, los estás deslizando también por los árboles del bosque. Con nuestros dedos podemos sentir el sol y los minerales de la tierra que hay en el papel.  Si  no hubiera nubes ni la lluvia que producen, ¿cómo podrían los árboles crecer? …Todas estas condiciones se encuentran en él. Cuando percibimos el papel a través de nuestra compresión despierta, estamos percibiendo toda la existencia.

Morir no significa que de algo te conviertas en nada. Nacer no significa que de no ser nadie de pronto te conviertas en alguien. La manifestación sólo tiene lugar cuando se dan todas las condiciones necesarias y la cesación de la manifestación se basa en la falta de condiciones necesarias.

La hoja de papel no tiene fecha de nacimiento y tú tampoco la tienes… Antes de nacer ya estabas ahí… “

***

¡Genial verdad!

¡Tú tampoco eres el mismo siempre!  Ya sea de manera interna o externa.

Cambios de etiqueta…

¡Por una transformación constante!

 

Un comentario

Libro de visitas, gracias por tus comentarios

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.